viernes, 16 de mayo de 2014

ESA GENTE

Últimamente tengo alrededor alguna que otra persona "tóxica". Es esa gente que vive en un permanente estado de negatividad, gente con poco sentido del humor, que se levantan por las mañanas con una nube gris en la mirada y que sólo ven en blanco y negro. Da igual que consigan lloverle a alguien- que se desahoguen contando sus mil desgracias-, da igual que les venga la primavera entera encima, que les escuches, que les animes, que les hagas reír con todas tus ganas, da igual que tengan trabajo, un buen trabajo, donde son muy queridos, donde hacen mucho bien, da igual que tengan motivos para no estar así. ¿El problema?. El problema es que la solución son ellos mismos.
Pero nones, su modus vivendi es la desgracia Y CONTARLO. Desgracia sola no, hay que cargar el hombro de otro.
Ayer leí este artículo. Los define perfectamente. Y te aconseja huír como de la peste...
Pero ¡ qué difícil !. Porque la amistad, como yo la entiendo -como el amor- no debe suponer trabajo Maunque lo suponga, como decía en el post anterior. Y es que cuesta mucho mantenerla cuando tienes a un cenizo al lado ( paso de cenizo y ceniza, como dicen algunos ..., ¡cosa más absurda!).
Porque lo de que te vampirizan emocionalmente es real, muy real. Sólo quieren que los escuches, no aceptan soluciones, es que casi parece que difrutan protagonizando su tragedia.
Habría que ser psicólogo o psiquiatra para dar soluciones a esto. Yo, ni lo uno ni lo otro.
Pero sí pienso que tengo algo de responsabilidad con respecto a esta gente. Porque nadie que pase por mi lado pasa por casualidad. Creo que si les escucho, si encuentran algo de calor en mi mirada, si cuando están a punto de estallar consigo que recuperen la calma, si simplemente encuentran en mí la amistad que desde luego a mí no me dan, algo he conseguido...
Rezar es lo único útil ante esta gente, porque humanamente son un verdadero rollo.

No hay comentarios: